En un mundo digital donde nuestra atención se reduce a segundos, tenemos que ser capaces de diseñar experiencias que se adapten a estos nuevos patrones de conducta.

Hoy vamos a darte 8 consejos para que pongás en práctica a la hora de crear, diseñar o mejorar un E-commerce.

1- Categorizá los productos:
No todo el que entra a tu sitio sabe lo que quiere o conoce donde está, es el mismo caso cuando entrás al supermercado
buscando un producto y te metés al pasillo equivocado por asociarlo con otro producto cercano. Eso mismo es lo que se hace online, si no sabemos dónde está lo que queremos lo asociaremos con otro.
Lo ideal es que creés una estructura que vaya de lo más general a lo más específico. Si el inventario es muy grande podés crear subcategorías.

2- Buscadores inteligentes
Los buscadores que ofrecen sugerencias ayudan a los usuarios a encontrar más fácil lo que andan buscando.

3- Sugerencias
Podés mostrar productos que se asocien con el que está viendo ya sea porque sean casi iguales o un complemento.

4- Crea sentido de urgencia y escasez
Esto se trata de mostrar en tiempo real la cantidad de ese producto que hay en inventario para crear escasez. Poner tiempo limitado a las ofertas y hacer conteos regresivos hará que los usuarios compren más rápido

5- Mantené el Contacto
A muchos nos gustan los productos de una tienda pero rara vez entramos todo el tiempo a ver qué hay de nuevo. Tener el contacto de los clientes asegura una próxima venta, así podés avisar cuando tengas nueva mercancía que mostrar.

6- Un carrito de compras amable
Lo que siempre pasa en el carrito de compras es que aunque las personas agregan de todo al final solo pagan unas cuantas cosas. Para ellos podés aplicar alguno de estos tips:
En un mensaje decile que está haciendo una buena compra, elogiando su buen gusto o antes de hacer el checkout preguntale si necesita algo más para agregar al carrito.

7- Un checkout sencilloSi el usuario llego hasta aquí no hagás que se arrepienta.
Mostrá siempre números de contacto donde puedan llamar en caso de tener algún inconveniente.
Mostrá el número de pasos que hay que realizar para dar el checkout. Asegurale a los usuarios que sus datos está protegidos.

8- No te vayás sin despedirte
Una vez se haya concretado la venta agradecé al usuario por haberte preferido, dale toda la información acerca su pedido, mostrale su factura e invitalo a que regrese pronto.

Diseñar una buena experiencia de usuario es vital para cualquier E-commerce, ya que esto permitirá que las personas se interesen en tus productos, se sientan confiadas y el proceso de concretar la venta sea mucho más fácil.
Si te gustó está información, te invitamos a compartirla.

Focus groups y pruebas de usabilidad ¿cumplen la misma función?

Cuando se piensa en recopilar información o comentarios de los usuarios, muchas veces las personas lo asocian con focus groups o pruebas de usabilidad y en la mayoría de los casos suelen ser confundidos, aunque sus objetivos son completamente diferentes.
Acá te explicamos la diferencia de cada uno de ellos y sus diferentes métodos.

Los focus groups evalúan lo que dicen los usuarios, consiste en que varias personas se reúnen para discutir sus sentimientos, actitudes y pensamientos acerca un tema determinado para dar a conocer sus motivaciones y preferencias.
Las pruebas de usabilidad, tienen como objetivo principal observar cómo las personas realmente usan un producto, a través de pedir algunas tareas clave a los usuarios para analizar su desempeño y experiencia.
Los procesos de investigación son totalmente diferentes. Los focus groups implican discusiones con miembros del público objetivo, mientras que las pruebas de usabilidad tratan de observar a los usuarios realizaando tareas determinadas. Es importante mencionar que un focus group se realiza normalmente con un grupo de participantes, mientras que una prueba de usabilidad se realiza de forma individualizada.

Otro punto importante es que estas prácticas deben realizarse en diferentes fases del desarrollo del producto/servicios. Los focus groups se realizan al principio del proyecto para descubrir al público objetivo, mientras que las pruebas de usabilidad deben realizarse para medir el rendimiento del sitio después de que se haya bocetado, diseñado o esté en una fase de prueba.

Para finalizar, en palabras claras: “los focus groups te dicen lo que la gente quiere; las pruebas de usabilidad te dicen si algo funciona o no.”